El verdadero caso de Estefanía Gutiérrez, la joven que jugó a la Ouija y murió sin razón aparente

Caso Vallecas: retrato de la verdadera Estefanía Gutiérrez y Verónica
Caso Vallecas: retrato de la verdadera Estefanía Gutiérrez y Verónica | Onda Cero / Youtube

En 2017 vio la luz la película Verónica que decía estar basada en hechos reales. Se trata de El Caso Vallecas y la historia de Estefanía Gutiérrez quien, supuestamente había realizado junto a unas compañeras una sesión de Ouija en la que todo salió de las mil pesadillas.

En el corazón de España, surgió un misterioso caso que ha desconcertado a la sociedad durante décadas: el expediente Vallecas, protagonizado por Estefanía Gutiérrez Lázaro.

Su historia, envuelta en un halo de ocultismo y fenómenos paranormales, sirvió de inspiración para la película "Verónica", dirigida por Paco Plaza.

Sin embargo, en 2018, los hermanos de Estefanía revelaron la verdadera historia que se desentrañaba en un piso ubicado en la calle Luis Marín 8, en el barrio de Palomeras Sureste, en el distrito de Puente de Vallecas, en la ciudad española de Madrid.  en una entrevista con el medio "El Mundo". Más allá de la posesión demoníaca y la levitación, emerge una narrativa mucho más compleja y perturbadora, donde es la madre de la chica la verdadera protagonista.

La joven Estefanía y la ouija


Síguenos en: Google News


Estefanía Gutiérrez Lázaro, una adolescente de 18 años y la tercera de seis hermanos, se vio atrapada en una serie de eventos inexplicables que marcarían su trágico destino.

Cuenta la leyenda que desde su infancia, mostró interés por la magia negra, participando en rituales de ocultismo.

La historia da un giro crucial cuando, junto con sus amigas, decide realizar una sesión de ouija para comunicarse con el espíritu del novio fallecido (en un accidente de moto) de una de ellas.

Según el expediente, durante el ritual, una profesora del instituto interrumpió la sesión, rompiendo la tabla ouija y desencadenando una serie de sucesos extraños.

Lo más espectacular del relato es que el vaso con el que estaban haciendo la ouija, al momento de romperse, liberó una especie de humo, que entró por la nariz de la joven. A partir de ese momento, la vida de la Estefanía toma un rumbo siniestro, marcado por convulsiones y alucinaciones.

El enigma de su muerte

El 13 de julio de 1991, la situación alcanzó su punto más álgido, cuando Estefanía atacó a su hermana Marianela violentamente. En ese momento, Estefanía Gutiérrez cayó al suelo con convulsiones. Entonces fue llevada de urgencia al Hospital Gregorio Marañón donde entró en coma y prontamente falleció, dejando perplejo al cuerpo médico que trabajó en su caso.

La autopsia no pudo determinar las causas de su muerte, calificándola como "muerte súbita y sospechosa"

Después de la trágica muerte de Estefanía, la casa de los Gutiérrez se convirtió en escenario de fenómenos paranormales que desafiaban toda lógica.

La madre, sumida en el dolor del duelo, se encontraba presa de la voz fantasmal de Estefanía, cuyos aullidos parecían provenir de las oscuras habitaciones de la casa. El eco de una risa anciana resonaba más allá de las paredes.

Puertas, como testigos mudos, se abrían y cerraban en un vaivén desconcertante y, en medio de la noche, la madre, en un sueño vulnerable, experimentó el roce de manos y pies invisibles, según su propio relato.

En otras noches, el terror se materializaba en las hijas más pequeñas, que despertaban con el sonido perturbador de sus muñecas golpeando violentamente contra las paredes. El 27 de noviembre de 1992, acosados por estas manifestaciones inexplicables, la familia Gutiérrez, en un acto desesperado, decidió llamar a la policía.

Foto embed
Imagen del reporte de la policía en el caso Vallecas - 20 Minutos

En esa noche lúgubre, el inspector José Negri y su equipo ingresaron a la casa, donde la familia, temerosa, esperaba afuera bajo la lluvia. Mientras un par de agentes permanecían con ellos, escuchando el escabroso relato, el inspector Negri y otros dos valientes agentes exploraron el interior del departamento, donde los secretos del más allá aguardaban entre las sombras.

Este enigma dio origen a especulaciones sobre los fenómenos paranormales que acosaban a la familia, los que más tarde fueron alimentados por la película "Verónica", que se basó en gran medida en el expediente Vallecas para su trama.

Sin embargo, la versión oficial de eventos ha sido cuestionada por los propios hermanos de Estefanía, quienes buscan revelar la verdad detrás de la leyenda.

Desmontando el poltergeist de Vallecas

La película "Verónica" catapultó el caso Vallecas a la fama, presentando una versión dramatizada de los supuestos eventos paranormales.

Sin embargo, en 2018, Ricardo y Maximiliano Gutiérrez, hermanos de Estefanía, decidieron hablar abiertamente sobre su versión de los hechos, un año después del estreno de la película

La entrevista reveladora

Ricardo y Maximiliano, ahora adultos, han tomado la valiente decisión de compartir su verdad, desvinculándose de la narrativa paranormal que ha rodeado a su familia.

En una entrevista exclusiva para la sección de "Crónica", expusieron una perspectiva diferente de los acontecimientos, arrojando luz sobre una serie de malentendidos y tergiversaciones.

La verdad detrás de la ficción

La Ouija y los supuestos fenómenos

Contrario a la narrativa oficial, los hermanos Gutiérrez negaron que Estefanía fuera una practicante habitual de la ouija o de las artes ocultas.

Afirman que la versión de la historia, contada por su madre después de la muerte de Estefanía, exageró los eventos vinculados con el juego.

La autopsia y las epilepsias familiares

La versión oficial sostiene que Estefanía murió por asfixia pulmonar en medio de fenómenos inexplicables.

Sin embargo, los hermanos presentan una perspectiva diferente, destacando antecedentes familiares de epilepsia.

Frente al medio, señalaron que Estefanía estaba siendo tratada médicamente por posibles ataques epilépticos, desmintiendo la idea de una posesión demoníaca.

La falta de intervención de Asuntos Sociales y el impacto familiar

Los hermanos revelaron las complejidades de su situación familiar durante el auge de la atención mediática, en conversación con El Mundo.

Los fenómenos que rodearon a la familia, según ellos, fueron alimentados por su propia madre, Concepción Lázaro.

Maxi: "Cada uno ha tenido su vivencia personal, y nosotros no podemos desmentirlo, pero lo que hemos vivido junto a ellos podemos explicarlo de manera racional."

Ricardo: "Para mí, no hay caso."

El engaño materno y sus ramificaciones

Foto embed
Concepción Lázaro sosteniendo un retrato de Estefanía - Metro 95.1

Los hermanos revelan cómo su madre los sugestionaba y los llevaba a exagerar eventos, incluso instigando a "generar" fenómenos para impresionar a los demás. Estefanía, lejos de ser una frecuente usuaria de la ouija, según los hermanos, era una joven completamente normal.

Ricardo: "Hay que aclarar que mi hermana no era asidua a realizar güijas. Era completamente normal."

Además desmintieron eventos clave como el supuesto humo negro proveniente del vaso roto durante una ouija en la escuela, y la versión de la madre sobre la muerte de Estefanía por causas inexplicables.

La madre también habría instruido a los hermanos sobre qué contar y cómo hacerlo, colaborando en el supuesto poltergeist.

La desgarradora realidad detrás de los fenómenos

La madre, tratada por epilepsia convulsiva, habría influenciado psicológicamente a la familia, sumiéndolos en un estado de sugestión constante. La figura de la madre como creadora inadvertida del drama paranormal toma un giro inesperado, revelándola como la maestra manipuladora detrás de una red de sugestiones y exageraciones.

Con la versión de los hermanos, el poltergeist de Vallecas se despoja de su manto sobrenatural y emerge como una compleja trama de engaños, sugestiones y la lucha de una familia por deshacerse de la sombra de lo inexplicable.

Criticaron adedmás la falta de intervención de Asuntos Sociales, considerando que su exposición en programas de televisión era perjudicial para los menores involucrados.

También, destacaron la influencia esceptica de su padre, contrapuesta a la creencia de su madre en los fenómenos paranormales. Sin embargo, también se encontraba bajo la influencia de la mujer, por lo que no hizo grandes cosas para desmentir los sucesos.

El engaño y los daños colaterales

En la entrevista, los hermanos confiesan que fueron manipulados para crear fenómenos falsos y aumentar la intensidad de la historia. La revelación de que uno de los hermanos arrojó una piedra para impresionar a la policía destaca la manipulación en juego.

También mencionaron haber sufrido bullying y marginación social como consecuencia de la exposición mediática, lo que los habría afectado negativamente y los motivó a contar la verdadera historia.

Angela Barraza

Periodista y escritora chilena. Fue panelista del programa VIGILANTES de La Red TV y del programa Combinación Clave de Radio La Clave.  

Más de Parapsicología
 El fantasma de Enfield ,Internet

El fantasma de Enfield: Un misterio que aún persiste

En 1977, dos niñas en Enfield, Inglaterra, aseguraron ser testigos de fenómenos paranormales. Poltergeists, voces extrañas y objetos que se movían solos capturaron la atención de investigadores y medios de comunicación. ¿Realidad o engaño? El misterio del fantasma de Enfield aún no tiene una respuesta definitiva.

Go to TOP